Adolescentes, los 90s, terremotos y Los Ángeles. Bildungsroman de la edad moderna.

La compra nació en Instagram donde la tapa de bonitos colores la hacía la candidata perfecta para posar frente a la cámara. Pocas cuentas, bookstagrammers, HABLAN sobre los libros y la mayoría prefiere hacer una sesión de fotos en la que el pobre libro- sin leer- es víctima de una danza macabra que lo lleva a posar en el pasto, entre hojas secas, junto a una taza de té o velas… y volver al estante sin suerte. Tras una corta búsqueda encontré que la autora también estaba en las redes. Instagram se ha vuelto una gran máquina para promocionar obras.

Se publicó primero en inglés y luego en italiano. Chiara Barzini- italiana que emigró con su familia a Estados Unidos y allí comenzó su carrera-, escribe a Eugenia, una joven que viaja a Estados Unidos con su familia y tiene que adaptarse a su nueva vida. Es inevitable intentar calcular cuánto hay de biográfico.

Ya el título es bastante sugerente y el diseño de tapa cumple con la feliz misión de orientar al lector en la dirección correcta. La imagen de las ediciones en inglés e italiano muestran a una mujer joven en cierta pose despreocupada y, junto con el título (que en castellano se puede traducir como “Lo que pasó antes del terremoto”), sugieren acontecimientos que no quedan reducidos a la esfera del fenómeno natural.

La palabra poética trae aparejada un bagaje de significado enorme. “Terremoto” nos debe acercar a la idea de un sismo que también se produce en el ámbito espiritual. Se trata de un acontecimiento que cambia la fisonomía de algo, o alguien, para siempre. En el caso de una mujer joven es una experiencia o series de sucesos que modifican su forma de ser y su visión, parte del proceso madurativo y de paso hacia la adultez.

La obra cuestiona en qué consiste esa adultez hacia la que se dirige una adolescente inmigrante en Los Ángeles de los noventas. Eugenia pronto reconoce que no encaja en su nuevo hogar, pero tampoco puede volver ya a lo que había conocido como su tierra: es una ciudadana de ningún lado, desconoce hogar o familia. Factores históricos, sociales y económicos convergen y suman a la presión que, como el terremoto explota en el interior, fuerza a mutar y adaptarse a nuevas realidades.

El estilo es desafectado y sencillo. En un comienzo me molestaban las descripciones. Parecía ser un muy elaborado tono despreocupado. Contaba con el menor inconveniente hechos traumáticos y sólo parecía hacerlo en función de introducir la polémica para sostener la atención del lector. Sin embargo, pronto se hacía más claro que ese aparente despojo era necesario para poder contar los pormenores de una adolescente moderna y cómo vive el traumático paso hacia la edad adulta.

Tal vez éste sea el futuro del bildungsroman. Sin dudas las pruebas que tienen que superar los jóvenes de la modernidad se visten de ropas muy distintas a las de antes. Es el desafío de representar las dificultades de una mujer joven en toda su dimensión. Evitar el decoro que la convierte en un tabú ni exagerarlo hacia convertirla en una caricatura. La novela que hoy habla de adolescente los suele poner en situaciones adultas y omite lo más escabroso.

El libro no se encuentra disponible en español todavía: debería traducirse cuanto antes y llegar a este mercado. Una lavada de cara al género que ahora se llena de sagas de literatura fantástica con monstruos no monstruosos, que pretende hablar sobre lo que atraviesan los jóvenes pero en las que no hay crecimiento alguno para nadie. Mejor o peor, la adolescente de Things that happened before the earthquake tiene que crecer, lo hace como puede y se muestra tal cual es.


Deje su comentario

¡Su mensaje ha sido enviado con éxito!